Según ha informado el Ayuntamiento de Getxo, más de 250 empresas del municipio se han adherido a la nueva campaña de Getxobono, que se desarrollará del 13 de junio a 30 de julio.

Aunque el consistorio lo quiera vender como un exito, este dato supone no solo que no se haya rebasado el número de adhesiones del año pasado (280), sino que se ha quedado por debajo de esa marca a pesar de las novedades que se incorporaron.

Así pues, la campaña que el Equipo de Gobierno anuncia como método para «incentivar y fidelizar el consumo local» ha fracaso y las novedades introducidas no han servido para nada.

Entre las novedades que se han incluido este año, y que no han resultado lo suficientemente atractivas para los establecimientos, se encuentran, por ejemplo, que los bonos descuento las aplicarán directamente los establecimientos a través de una app que tendrán que instalar en su móvil lo que llevará la eliminación de bonos físicos y que los importes de los descuentos se les abonarán a los negocios semanalmente siempre y cuando los bonos están adecuadamente gestionados.

Otra novedad es que los bonos comerciales se han ampliado a los menores de 16 años «para acercar la iniciativa al público joven», pero precisamente este público se trata de un sector muy poco habituado a las compras en establecimientos tradicionales puesto que recurren a plataformas digitales de envío inmediato y a domicilio.

Escasos descuentos

Si hay otro aspecto que ha hecho muy poco atractiva la campaña ha sido el escaso descuento que se ofrece a los clientes y la poca implicación del Ayuntamiento. Es decir, si por cada importe de compra superior a 20€ se aplican 5€ de descuento, y por cada importe de compra superior a 40€ serán 10€ de descuento, la realidad es que el Ayuntamiento solo subvenciona el 30% del bono. Una cifra irrisoria si la comparamos con el Ayuntamiento de Bilbao que subvenciona hasta el 50% al ofrecer un descuento de 15 euros para compras de 30 euros, según ha denunciado el PP de Getxo.