CARTA AL DIRECTOR│Crónica de una muerte anunciada

CARTA AL DIRECTOR 

En varias ocasiones he puesto en conocimiento de los vecinos de Getxo, los abusos sufridos en nuestra comunidad por parte del Tanatorio Funespaña y permitidos en todo momento por este Ayuntamiento. En este momento, paso a realizar un resumen de los acontecimientos acaecidos desde el 14 de marzo del año pasado hasta el momento actual.

– En el mes de enero Funespaña solicita permiso de obra al Consistorio, que se la concede en menos de 15 días y en otros quince se produce la comunicación a dicha entidad de la concesión del permiso, comenzando las obras el 14 de marzo.

– Los vecinos solicitan en varias ocasiones al Consistorio el proyecto de obra en la que se basó la concesión de licencia de obra. Cuando al fin consiguen copia de dicho proyecto observamos que la mayoría de las hojas son un corta y pega, ya que, por ejemplo, el aparcamiento del coche funerario se encontraba en el centro de salud de Mungia. Pero sin centrarnos en esos errores subsanables, se observa que la justificación para la salida de aire contaminado de los túmulos mortuorios se realizaba por un patinillo inexistente, por lo que entendíamos que había una falsedad documental, que si bien hasta ese momento no era responsabilidad del Consistorio, sí lo era del responsable del proyecto.

– A raíz de este descubrimiento nos pusimos en contacto y en concreto con el arquitecto del Ayuntamiento URKO BALZISKUETA, el cual al ser conocedor de la inexistencia del patinillo, manifestó que sin él no se podría conceder el permiso de funcionamiento.

– Posteriormente a estos hechos, los vecinos de las viviendas comenzaron a notar olores raros, unos por los shunes de la cocina y otros por los de los baños.

– A raíz de estos olores y de los fuertes golpes dados en la obra, que llegaban a los pisos superiores, se decidió contratar a una empresa que introdujo unas cámaras y comprobó que se había roto el forjado de las viviendas a fin de introducir la salida del aire contaminado de los túmulos por los shunes de las viviendas. Hay que tener en cuenta que dichos shunes no son herméticos, por lo que el aire contaminado se introduciría al interior de la viviendas.

– Esta comunidad, el 8 de octubre 2020, solicitó permiso al Ayuntamiento para realizar las obras necesarias y volver a su estado original, ya que habían roto los forjados y utilizado shunes para una actividad no contemplada para los mismos y que además son de uso exclusivo de las viviendas.

Después de todas estas gestiones y estas promesas lo que ha ocurrido es lo siguiente:

– Amenazas mediante burofax por parte del tanatorio por no dejarles cometer tal tropelía en nuestra comunidad.

– Escrito del Ayuntamiento con fecha de salida 14/5/2020 en la que se nos otorga un plazo de 15 días para aportar una documentación que solicitaba el arquitecto técnico municipal y que no indican cual es, ya que debemos ser videntes y adivinamos la documentación que debemos presentar y que en esta ocasión han tardado más de seis meses en darse cuenta, (qué raro, para conceder el permiso de obra al proyecto del Tanatorio que constan de numerosos folios se tarda 15 días y para una simple solicitud de una obra menor tardan en solicitar un informe más de seis meses y nos dan quince días para realizar una aclaración de algo que desconocemos).

Me gustaría que hubiesen ocupado su tiempo en pedir responsabilidad al Tanatorio, cuyo proyecto adolecía de una posible falsificación documental).

– Por otra parte, Sanidad del Gobierno Vasco ha emitido informe favorable en base al art. 35 y siguientes del decreto 202/2004, por lo tanto ha emitido un informe favorable en base a la estética del Tanatorio: si tiene que tener varios compartimentos para las visitas, recepción etc. A mí, que soy lega en la materia me falta un informe sobre la salud y la eliminación de los contaminantes emitidos por los cadáveres en los túmulos, entiendo que el muerto muere, pero los virus y otros contaminantes no mueren con él.

– Y por último y por no cansaros más, voy a dejar trascrito un párrafo que envía el arquitecto técnico municipal y que no tiene desperdicio – URKO BALZISKUETA- y que es del siguiente tenor literal: “Que lo que observó el técnico que suscribe en su visita de inspección es que los túmulos carecen de ventilación mediante conductores y, tal y somo señala el informe de la autoridad sanitaria, la ventilación de los mismos se produce de forma natural a través de la puertas de dichos túmulos”.

– En mi opinión también pueden indicarles al personal del nuevo tanatorio que tomen un abanico y ayuden a la salida de dicho aire. Quisiera saber hacia dónde se dirige ese aire, ¿a las salas de los familiares? Pero no importa porque Sanidad del Gobierno Vasco y el arquitecto municipal de Getxo son NEGACIONISTAS ABSOLUTOS , ya que al parecer los virus y contaminantes mueren con el finado.

El objeto de esta denuncia es que si en un futuro, en esta zona, las enfermedades comienzan a ser sospechosas de contagio y/o aumente exponencialmente el número de contagiados, no se diga ni por parte de Sanidad, o del Ayuntamiento, o de Funespaña, ni Mapfre (capital mayoritario de Funespaña), que no sabían nada, que desconocían la situación. Y no lo hago en estos momentos por interés particular de esta Comunidad, ya que por la misma, a día de hoy, no se ha utilizado ningún elemento de nuestras salidas de aire a pesar del intento fallido de hacerlo, pero si ese aire sale a la calle o a las salas de visitas o personal del tanatorio, es posible que pueda ocasionar enfermedades en un futuro a dichas personas.

Y. G. Z.