La prepotencia que caracteriza a la policía local de Getxo sigue siendo asignatura pendiente

CARTA AL DIRECTOR

El pasado 21 de agosto a las 20:30 de la tarde presencié una escena lamentable. Un joven permanecía mal aparcado con su coche en la zona de Malakate y de pronto un agente de la policía local llegó con su vehículo y tras bajarse del mismo se dirigió de manera muy desagradable donde el joven.

Cierto es que el chico estaba mal aparcado subido encima de la acera, pero igual de cierto como el tono y la actitud chulesca y vergonzosa del agente.

Inmediatamente el chaval pidió disculpas y retiró su coche del lugar, algo que habría procedido a hacer exactamente igual si el agente se lo hubiera indicado de manera amable, sin necesidad de mostrarse como un auténtico pitbull (con perdón de estos adorables canes).

Avergüenza, francamente, el tipo de agentes locales que tenemos en el municipio y envidio el tacto y la cercanía de otros cuerpos policiales como el de Bilbao, donde se muestran próximos y con vocación de servir y ayudar.

La prepotencia que caracteriza a muchos de los agentes que componen la policía municipal de Getxo es la asignatura pendiente de este municipio que por algún motivo que desconozco no interesa que mejore.

S.P.

Diario digital de Getxo

Somos el Diario digital de Getxo