OPINIÓN | Eduardo Andrade, un Getxo para todos

OPINIÓN | YOLANDA COUCEIRO

Jamás había recorrido Getxo de esta forma: 26 paradas que han descubierto un Getxo diferente para algunos pero muy presente para la mayoría.

El acierto de Eduardo Andrade, alcaldable del Partido Popular en estas elecciones, ha estado en esta nueva forma de mostrar los grandes desaciertos y olvidos del PNV de Getxo. Andrade ha optado por una campaña constructiva, alejada de las críticas fáciles, y muchas veces difusas, para concentrarse, parada a parada, en un retrato crudo y real de lo que han sido los últimos cuatro años de gobierno del PNV.

El Getxo de costa y playa esconde otra realidad incubada al calor del PNV, de un gobierno municipal que da la espalda a los vecinos para concentrarse en iniciativas tan «vitales» y «urgentes» para los getxotarras como la de premiar unas gominolas con alcohol mientras deja paradas de autobús sin marquesinas o abandona la seguridad en los pasos subterráneos.

Andrade ha propuesto inyectar sentido común a una gestión que padecen directamente los vecinos y hacer llegar a todos su forma de entender Getxo como esa casa grande en la que todos tienen que verse reflejados, más allá de siglas políticas. Y es que el PNV ha gobernado desde una perspectiva propia y egoista, que en absoluto ha calado en el día a día de los ciudadanos y su calidad de vida.

Desde la propuesta de hacer de la antigua gasolinera una parada de transporte público hasta la ineludible denuncia de la situación de deterioro que sufre el parque de San Joseren, donde nuestros hijos se enfrentan al peligro de columpios viejos y roñosos, las soluciones de Andrade siempre han sido fiel reflejo de la preocupación por hacer de Getxo algo más, mucho más, que una bonita postal.

Vivimos un tiempo en el que las ciudades y pueblos se abren -más que se cierran-, se convierten en formas de vida dinámica y en futuro para nuestros hijos; son ciudades pensadas en el bienestar y calidad de vida; esa calidad que solo pueden dar los detalles y ofrecer aquellas personas que entienden la política como servicio a sus vecinos, a aquellos con los que comparte parada de autobús o paseo de mascota.

Creo que la gran diferencia entre Eduardo Andrade y los demás candidatos estriba en su vocación de servicio, honesta y sosegada, más allá de esas grandes estructuras de partido que algunas veces desdibujan a los candidatos.

Quien vote a Eduardo Andrade va a encontrar en él a un apasionado de Getxo y a un ferviente defensor de cada uno de los vecinos y vecinas con los que comparte vida aquí, más allá de ideas políticas o siglas de partidos. Solo desde la voluntad de ser representante de todos se puede ser un hombre o mujer de talla política. Y esa voluntad está presente en Eduardo Andrade desde hace 16 años, la fecha en la que comenzó a servir a todos los ciudadanos de Getxo.

Diario digital de Getxo

Somos el Diario digital de Getxo