Denuncian la polémica imagen de un rottweiler con bozal difundida por el Ayuntamiento de Getxo

La Federacion de defensa animal de Cantabria, Dean, ha denunciado la “desacertada e indignante” imagen que el Ayuntamiento de Getxo ha utilizado para la campaña “Quien la caga la paga” donde aparece un rottweiler con un bozal.

“Son muchos los propietarios y no propietarios de estas razas que nos han felicitado por hablar en su nombre y nos han dicho lo discriminados y perseguidos que se sienten con este tipo de actos” han asegurado.

A continuación la nota de denuncia difundida por Dean:

Hay campañas desafortunadas por parte de la Administración, y luego están los “errores garrafales” como el cometido por el Ayuntamiento de Getxo, Getxo Udala, utilizando una imagen tan dañina, desacertada e indignante para avisar de sanciones por la recogida de excrementos como esta.
No nos referimos a que sancionar en caso de recogida lo veamos incorrecto, todo lo contrario, como propietarios, debemos de responsabilizarnos de nuestros animales y asumir las consecuencias de mostrar comportamientos incívicos. Nos referimos a utilizar la imagen de un rottweiler con un bozal.
Hablamos de una raza perseguida por la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos, una raza criminalizada como otras (en número variable dependiendo de cada comunidad autónoma) y a cuyos propietarios se les exigen unos requisitos que no se exigen a ningún otro ciudadano. Hablamos de razas privadas continuamente de poder pasear si no es con una correa de no más de dos metros y un bozal, y a las que no se les permite correr en libertad ni siquiera en los espacios de esparcimiento canino. Y a este Ayuntamiento no se le ocurre cosa mejor que poner una imagen que atenta contra el bienestar animal para avisar de sanciones, enviando también una carta a los propietarios de estas razas avisando entre otras cosas, de que el uso de arnés puede suponer una sanción de 2404€.
Estamos hablando de casi 20 años de ley, sobre la que ningún partido político se ha sentado a reflexionar y mucho menos a intentar derogar o modificar hacia una ley de tenencia responsable que sea independiente de la raza. Hablamos de partidos políticos que se enorgullecen de aprobar Ordenanzas y Leyes avanzadas en materia de bienestar animal, de llevar en sus programas electorales mucha protección animal, y que luego obligan a determinados propietarios a incumplirlas bajo penas de sanción, por el simple hecho de que sus perros son de una raza y no de otra, y tienen un aspecto físico determinado.
Desde esta Federación nos negamos a seguir apoyando esto. Nos negamos a apoyar a partidos demagogos que venden bienestar y luego obligan a incumplirlo. Nos negamos a criminalizar razas y prejuzgar su peligrosidad por su aspecto físico.
El movimiento que lucha por la defensa de los animales cada vez tiene más voz, cada vez grita más fuerte y no se puede olvidar de determinadas razas. Son perros como el resto, y merecen la misma defensa que los demás, merecen tener los mismos derechos que el resto, y merecen poder gozar de la libertad que gozan otros.
Es indignante ver como la propietaria de una rottweiler aquejada de un linfoma se ha pasado hasta el último día de su vida presentando a través de abogado, ante Ayuntamientos y Gobiernos Regional, papeles, pruebas documentadas, informes veterinarios y todo lo necesario para pedir que permitieran a su perra algo tan simple como pasear con un arnés porque el uso del collar dañaba sus ganglios inflamados por la enfermedad, o que a pesar de ello, al salir de duras sesiones de quimio, siguiera siendo obligada a llevar bozal, sin importar o no si con el avance de su enfermedad, éste le permitía respirar.
Señores políticos, les recordamos que nosotros, los propietarios de otras razas que tienen la suerte de no haber caído en la persecución de esta ley, también votamos y seguiremos pidiendo su derogación, y seguiremos sin votar a partidos que sigan mirando hacia otro lado ante esta injusticia.
En tu memoria Maiko Maiko, seguiremos luchando por los que ya se han ido, por los que ahora están siendo perseguidos, y por los que hasta alguien de un golpe en la mesa y se niegue a incumplir las leyes de bienestar animal que ellos mismo redactan, seguirán siendo perseguidos y criminalizados.
No podemos estar más de acuerdo con el texto “Quien la caga, la paga”, así que esperamos que quien haya diseñado y consentido este cartel, con esta dañina imagen, no tarde en hacerlo.

Diario digital de Getxo

Somos el Diario digital de Getxo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *